Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

Vanesa Cabrera: "Me animé a formarme porque este es un sector muy bonito: de la nada puedes construir lo que te propongas"

Tras toda una vida interesada en formar parte del sector de la construcción, Vanesa decidió dar el paso el año pasado. Después de probar suerte en una empresa del sector, vuelve a buscar trabajo para poder dedicarse a lo que realmente le gusta

Entrevista

Aunque Vanesa decidió empezar a formarse en construcción con 40 años, su pasión por este sector nació mucho antes. Desde pequeña había visto a su padre trabajar como albañil, aunque nunca llegó a lanzarse. El año pasado, Vanesa se inscribió a un curso impartido por la Fundación Laboral y el Ayuntamiento de Humanes de Madrid y pudo empezar así su carrera en la construcción. Tras una primera experiencia laboral con sus luces y sus sombras, ahora Vanesa busca su sitio en un sector que no ha dejado de sorprenderle y en el que ha aprendido mucho. 

PREGUNTA.- ¿A qué te dedicabas cuando te inscribiste en el curso? ¿Tenías alguna relación con la construcción?

RESPUESTA.- He tocado varios palos: he estado de comercial, de camarera, de dependienta, pero cuando me inscribí en el curso estaba en el paro. No había trabajado nunca en la construcción. Sí que es un sector del que me sonaban algunas cosas por mi padre, que ha sido albañil toda la vida, pero yo no me he dedicado nunca a esto. Muchas veces me había querido ir a trabajar con él pero, por el hecho de ser mujer, nunca me dejó. Le he visto trabajar enfoscando, poniendo ladrillos, alicatando…

P.- ¿Qué razones te daba tu padre para que no te fueras con él?

R.- Me decía que dónde iba yo a meterme en una obra. Yo creo que podía ser por el miedo a que su única hija se juntase con otros hombres. De todas formas, la construcción ha sido un sector que yo he visto de cerca toda la vida.

P.- ¿Crees que importa ser hombre o mujer para hacer este tipo de trabajos?

R.- No, para nada. De hecho, en algunos trabajos las mujeres estamos mejor miradas porque dicen que somos más delicadas y somos más limpias.

P.- ¿Por qué te animaste a hacer el curso?

R.- Porque me gusta la construcción. Como te decía, es algo que, después de haber visto a mi padre, me gustaba. También porque lo veo muy bonito: de la nada puedes construir lo que te propongas.

P.- ¿Te gustó lo que viste en el curso?

R.- Muchísimo, me ha encantado. Además, el profesor, Domingo, fue encantador, y aprendí mucho. Volvería a hacer el curso otra vez. Además, después del curso empecé a trabajar en el sector y me ha seguido gustando. Es un trabajo que he descubierto tarde, pero que me gusta.

P.- Durante el curso visteis diferentes módulos… ¿Cuál es el que más te ha llamado la atención?

R.- En general me ha gustado todo mucho, no sabría decantarme, aunque es verdad que el hormigón impreso no lo había visto nunca y me ha llamado la atención. Queda súper bonito.

P.- ¿El curso ha sido lo que esperabas?

R.- En realidad pensaba que este curso no iba a ser tanto, pero al final se me ha hecho corto. El campo de la albañilería es muy grande, hay mucho para ver. Incluso ampliaría lo que he visto. Terminamos en mayo, creo que fueron tres meses y se me hizo muy corto. Hay tanto que aprender...

P.- También hicistéis prácticas, ¿qué tal la experiencia?

R.- Sí, con el Ayuntamiento de Humanes, y salió todo muy bien, hicimos mucho solado. Tuve la suerte de dar con un buen oficial y un hombre que se dedicaba al hormigón impreso. Aprendí mucho con ellos: a hacer escaleras, replanteos… Tenían mucha paciencia y ganas de enseñar, porque algunas compañeras solo hicieron prácticas de pintura, solado… Yo toqué un poco de todo, hice hasta reparaciones de fontanería.

P.- ¿Había más chicas en el curso?

R.- Éramos diez chicas y tres hombres.

P.- Lo normal no es encontrarse con tantas mujeres en este sector, ¿por qué crees que por lo general hay tan pocas?

R.- Yo creo que es porque hay mucho machismo en este sector y muchas mujeres no se atreven a meterse. También porque se dice que hay que utilizar mucho la fuerza: una compañera dijo que si llegaba a saber lo que era, que no se apuntaba, que este es un trabajo de hombres. Yo no creo que sea un trabajo de hombres. Está visto como un campo muy masculino, pero luego no es así. Yo he tenido la experiencia de trabajar en el sector después del curso, y no me encontré con nadie que me dijese nada machista ni nada.

P.- ¿Cuál era la opinión general de tus compañeras?

R.- A la gran mayoría nos gustó el curso. Una cuñada mía que hizo la formación conmigo está buscando también trabajo en el sector. Casi todas salimos muy satisfechas, aprendimos mucho.

P.- Después de las prácticas has trabajado…

R.- Me puse a trabajar en una empresa de reformas. Lo que pasa es que di con uno que no pagaba y me he tenido que marchar. Pero he estado bastante tiempo, y con mi trabajo he estado muy contenta, hice un poco de todo. Lo malo fue que entré con unas condiciones, pero luego no me dieron de alta, me dejaron de pagar y no se sabe nada del dueño, tiene dos obras abandonadas... Ha sido un pirata. He tenido mala suerte, pero de estas cosas se aprende.

P.- ¿Crees que este tipo de prácticas suceden en la construcción a menudo?

R.- No lo creo. Esto es como todo, no creo que sea habitual.

P.- ¿Qué medidas piensas tomar para que no te vuelva a pasar cuando encuentres un trabajo?

R.- Lo primero, buscar empresas serias, que tengan una oficina donde reclamar, y tengan todo en regla. Con un pirata no vuelvo. Esta empresa la conocí porque amigos de amigos, abrió una empresa y me llamó, pero ha salido todo mal. Pero no todo el mundo es así.

P.- ¿Crees que la edad es importante para hace trabajos?

R.- Yo creo que no. El oficial con el que trabajé tenía 54 años y se movía por todos los lados, no creo que la edad sea importante. Además, la albañilería te pone en forma.

P.- ¿No te planteaste antes formarte, hacer algún curso antes?

R.- No, yo no sabía que había que formarse para esto, que existían estos cursos. Pensaba que en este sector había que entrar como peón en una obra e ir subiendo. Si lo hubiese sabido, claro que habría empezado a formarme antes. Tampoco fui a ninguna empresa; me decía: ¿adónde voy a ir? Tuve una vecina que era gruista y que me decía que me fuera con ella a la obra… Pero falleció un día utilizando la grúa y al final no me pude ir con ella.

P.- ¿Te gustaría seguir formándote en el sector?

R.- Ahora mismo lo tengo complicado con el horario de trabajo que tengo, pero cuando tenga otro horario, de mañana o tarde, sí, me gustaría seguir formándome y mejorar en el sector. Sobre todo, me gustaría ampliar mis conocimientos en hormigón impreso, porque es algo que aunque me han dicho que es un trabajo duro, es algo que me ha interesado desde que lo vi en el curso.

P.- ¿Ahora estas buscando trabajo en el sector?

R.- Estoy trabajando en un restaurante pero me encantaría entrar en la construcción, y si me sale algo en el sector, lo tengo muy claro, dejaría el restaurante. Yo sigo buscando porque esto es algo que me gusta. Si mañana me llamasen de una empresa en condiciones, yo me iba a trabajar.

P.- ¿Qué le dirías a una chica que tiene la misma inquietud que tenías tú y no se atreve a lanzarse?

R.- Que deje los miedos, que la construcción es algo muy bonito. Si realmente le gusta… Yo animo a todas las mujeres al menos a que se formen un poquito y vean lo que es este sector. Que prueben; verán que este trabajo es muy satisfactorio.

 

* A través de estas entrevistas, la Fundación Laboral está intentando dar más visibilidad a las mujeres del sector de la construcción. Si eres una de ellas y quieres dar a conocer tu experiencia en el sector, ¡ESCRÍBENOS! a prensa@fundacionlaboral.org. ¡Estamos deseando conocerte y dar a conocer tu historia en el sector!

Subscrigui’s gratuïtament al nostre butlletí setmanal de notícies. .

=

CLÁUSULA DE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN.
  • Finalidad del tratamiento: mantener al usuario informado sobre la actualidad de la FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN y del sector de la construcción.
  • Legitimación: consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Sus datos no van a ser cedidos a terceros, salvo que exista una obligación legal. Sólo podrán ser tratados por colaboradores de la FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN para la gestión de sus sitios web.
  • Derechos de los usuarios: ejercicio gratuito de derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de los datos tal y como se describe en la información adicional. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en el siguiente enlace.

He llegit i accepto la clàusula de protecció de dades del Butlletí

Per no tornar a rebre el butlletí pots donar-te de baixa AQUÍ